jueves, 16 de junio de 2016

Casa Brutale: cómo es el hogar construido dentro de un acantilado.

Es una residencia de vidrio, hormigón y acero hundida en el mar Mediterráneo. Por qué es considerado uno de los proyectos arquitectónicos más vanguardistas del mundo.
Casa Brutale redefine el significado de coexistencia entre hombre y naturaleza. Este proyecto, que es un claro y ejemplar homenaje al Brutalismo de Le Corbusier, que tomaba a la funcionalidad del diseño como principio primordial de la arquitectura, será construido por la firma holandesa OPA en Beirut, Líbano. Lo que destaca esta residencia sobre otros proyectos del 2016 es su peculiar diseño: estará "sumergida" en un acantilado, rodeada de roca y completamente bajo tierra.

OPA -Open Platform for Architecture, o Plataforma Abierta para la Arquitectura, en español, es una de las firmas más innovadoras. El proyecto fue presentado en julio del 2015 y aprobado, por lo que la construcción comenzará en julio del 2016, y la finalización está prevista para el 2018. Estará ubicada en la montaña Faqra en las afueras de Beirut, a una altura de 600 metros.
Tendrá 270 metros cuadrados y una capacidad para seis personas. El trabajo costará una suma estimada de U$D 2,5 millones, e incluirá un estacionamiento bajo tierra para tres autos, una pileta en el techo con fondo de vidrio -por lo que la luz que atraviesa la piscina ingresará a la casa que se encuentra debajo-, y una vista espectacular.

"Casa Brutale es una traducción geométrica del paisaje. Es una declaración de simplicidad y armonía de la arquitectura contemporánea", explican los creadores en la descripción oficial del proyecto en su sitio web. "Es un espacio de vivienda camaleónico, creado para servir a su dueño y respetar al medioambiente. Es un estudio completo de la estética, la estructura, la funcionalidad y la ingeniería".
"Este edificio es la visión desafiante de OPA en cuanto a la arquitectura innovadora, en donde la originalidad se refiere a términos que han sido olvidados hace mucho tiempo, como el ambiente y la materialidad. Su forma sutil permite que la magnífica vista y los juegos de luces y sombras cobren protagonismo", continúan.

La residencia en sí está construida con materiales simples como la madera, el vidrio y el hormigón, lo que crea una convergencia entre la tierra que la rodea y los elementos introducidos por el humano.

El paisaje es una parte integral del concepto subyacente, ya que los elementos penetran y se destacan por encima de la construcción. El techo de Casa Brutale, una pileta con fondo de vidrio, es una continuación del mar y del cielo, que definen el diseño.
El edificio, que se encuentra bajo el suelo, posee un mecanismo homeostático perfecto con insulación térmica que proviene de la tierra a su alrededor y de las propiedades refrescantes de la pileta en la superficie. El impacto óptico de la residencia en el paisaje es mínimo, con sólo una fachada con vista al acantilado y visible desde el exterior, y sin volúmen alguno que sobresalga sobre el suelo. Sencilla, pero grandiosa.
Fuente: Infobae
Reacciones: